Medicamentos y sol: Conozca si su tratamiento está asociado a fotosensibilidad

Las reacciones de fotosensibilidad relacionadas con el uso de medicamentos entrañan un riesgo para la salud; es importante saber cuándo pueden ocurrir así como saber cómo actuar para evitarlas.

 ¿Qué es fotosensibilidad?

La fotosensibilidad es una reacción desencadenada en la piel por la exposición a las radiaciones ultravioletas o visibles a dosis que normalmente son inocuas. Determinados medicamentos producen esta reacción en la piel cuando se expone a la radiación solar.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Las características clínicas de la fotosensibilidad inducida por fármacos pueden variar, dado que el tipo de reacción, ya sea fototóxica o fotoalérgica, depende del tipo de agente fotosensibilizante que haya causado la reacción de sensibilidad.

Las lesiones suelen aparecer como un eritema similar a la quemadura solar, en las reacciones fototóxicas también edema, vesículas o ampollas. En el caso de las reacciones fotoalérgicas, la lesión es similar a una dermatitis de contacto, pudiendo extenderse a zonas no expuestas y tardando más tiempo que las fototóxicas en aparecer.

Nunca debe interrumpir su tratamiento sin consultar con su médico ante una reacción de este tipo.

 

¿Qué medicamentos están asociados a fotosensibilidad?

Consulte a su farmacéutico para saber si su tratamiento está asociado o no a fotosensibilidad.

También puede encontrar esta información en el prospecto del medicamento.

 

¿Cómo prevenir una reacción de fotosensibilidad?

El primer paso en la prevención sería reducir la exposición solar al mínimo posible: utilizar cremas de fotoprotección solar alta y reducir la piel expuesta al sol con prendas de ropa adecuadas.

Es fundamental conocer si su tratamiento está asociado o no a fotosensibilidad.

 

¿Las lámparas de rayos UVA también pueden producir reacciones de fotosensibilidad?

Sí. Las fuentes artificiales emiten radiaciones ultravioletas similares a las emitidas por el sol del mediodía, y se considera que según cuáles son las fuentes utilizadas pueden ser incluso más intensas.

Se debe evitar el uso de cabinas de bronceado mientras se esté a tratamiento con medicamentos asociados a fotosensibilidad.