Si está a tratamiento con medicamentos que contengan Ciprofloxacino, Levofloxacino, Moxifloxacino, Norfloxacino, Ofloxacino o Ácido Pipemídico consulte esta información

¿Qué son las quinolonas y fluoroquinolonas?

Las quinolonas y fluoroquinolonas son antibióticos sintéticos utilizados para el tratamiento de infecciones bacterianas entre las que se incluyen infecciones de las vías urinarias y respiratorias, del aparato genital y gastrointestinal, así como infecciones de piel, huesos y articulaciones.

¿Con qué nombre se comercializan en España?

En España están disponibles medicamentos que contienen los principios activos ciprofloxacino, levofloxacino, moxifloxacino, norfloxacino, ofloxacino y ácido pipemídico (todos ellos son quinolonas o fluoroquinolonas). Actualmente, estos son los medicamentos comercializados en España con los anteriores principios activos de administración sistémica:

Principio activo

Especialidad

Ciprofloxacino

Araxacina EFG®, Baycip®, Cetraxal®, Ciprofloxacino Anages®, Ciprofloxacino EFG, Doriman®, Rigoran®.

Levofloxacino

Asey EFG®, Levofloxacino Accordpharma, Levofloxacino EFG®, Levofloxacino Serraclinics®, Tavanic®.

Moxifloxacino

Actira®, Actira EFG®, Moxifloxacino EFG®.

Norfloxacino

Norfloxacino EFG®, Norfloxacino Qualigen®.

Ofloxacino

Oflovir®, Ofloxacino G.E.S. EFG®.

Ácido Pipemídico

Galusan®, Nuril®.

                                                                                                                                                                                                                                                                                   Base de datos Bot PLUS 2.0. Última consulta: 11 de octubre de 2018.

Reacciones adversas musculoesqueléticas y del sistema nervioso asociadas a estos medicamentos:

Recientemente se ha evaluado el impacto de las reacciones adversas incapacitantes, de duración prolongada, y potencialmente irreversibles que afectan a los sistemas nervioso y musculoesquelético asociadas a este grupo de medicamentos.

Entre las reacciones adversas de este tipo que afectan al sistema musculoesquelético se encuentran: tendinitis, rotura tendinosa, mialgia, debilidad muscular, artralgia y edema articular. Entre las que implican al sistema nervioso: neuropatía periférica, psicosis, ansiedad, insomnio, depresión, alucinaciones, pensamientos autolíticos, confusión, alteraciones de la audición o la visión, o de los sentidos del gusto y el olfato.

Se recomienda a los pacientes a tratamiento con este tipo de antibióticos que:

  • Interrumpan el tratamiento con los antibióticos anteriormente descritos y acudan al médico en caso de que se presenten reacciones adversas de tipo musculo-esquelético o del sistema nervioso arriba mencionadas.

En caso de duda o para mayor información, consulte a su farmacéutico.